«Chicos tenemos que hablar»

Hace unos años mi caballo tuvo un cólico y mi veterinario dijo: “Susi, ¡elige! O llevas a tu caballo con ese cólico a la clínica y lo operan (con la posibilidad de sobrevivir la operación del 30% y con la posibilidad de sobrevivir los siguientes 15 días después de la operación exitosa con otro 30%), o, no lo lleves y tienes el 50% de posibilidad de que el caballo se muera aquí esta misma noche”.

… muchas lágrimas… matemáticas en la cabeza… (bueno, no vale “pues vendo mi guitarra de 12 cuerdas, la bici de montaña o voy a vender Tupperx…por un tiempo”). Aquí hablamos de un posible gasto de miles de Euros. Y el banco no da crédito para esas cosas.

Una decisión que seguramente algunos de vosotros hayáis vivido. Una situación que no deseo a nadie.

Afortunadamente, mi caballo se recuperó estando en la preparatoria de ir a la mesa del cirujano, pero se quedó tres días en observación y “la broma” solo me costó unos €1.700. Podrían haber sido fácilmente más de €5.000. Nunca pensé que eso me/nos pasaría.

Cada uno tiene (o no tiene) algún presupuesto para el tema de su caballo.

Mi presupuesto al comprar el caballo (vale, hace muchos años) eran:

Caballo: 200.000 Pesetas – para la nueva generación, que no sabe qué son Pesetas, hablamos de unos € 1.200). Para conseguir eso, vendí la guitarra y la moto de campo muy gastada.

Pupilaje: 15.000 al mes (€100) en la cuadra de mi amigo (dejé de fumar que costó exactamente esto).

Silla: Me la regaló mi padre, Zaldi, la tengo todavía, ahora es una silla, que la tengo en el comedor, con la parte bajera de una silla de oficina giratoria (a medida 😊).

Cabezada: Me la regaló mi madre

Vacunas y herrador: Bueno, a vender Avon y Tupperware por un tiempo

¡Ya está! Yo feliz: ¡Tengo un caballo! (Y no pensé en tener un colchón por si pasa algo).

Lo del cólico y los 1.700 Euros ha sido, afortunadamente 20 años después de la compra de mi primer caballo (y era otro), cuando tuve algunos ahorros. (Rezando que eso no me vuelva a ocurrir).

Allí la pregunta:

¿Tienes que ser rica/o para cumplir el deseo de tener un caballo propio?

¡No! Rica/o no, pero debes tener un mínimo de presupuesto en mente y tienes que tener acceso a ese colchón de emergencia, o Mami/Papi/abuelo/abuela, que te echen un cable (posiblemente cable gordo).

Una factura inesperada del veterinario es algo que un propietario de un caballo debe ser capaz de pagar.

 El herrador quizás debería ir más a menudo, pero bueno. (También puedes intentar que vaya descalzo y ahorras en herraduras – aunque el herrador tiene que ir más a menudo -)

Vacunas y desparasitación: No es tan caro.

Muchos veterinarios ofrecen “la Iguala”, que incluye las visitas y “mano de obra” a un precio fijo mensual (mucho menos que tener que pagar una visita del veterinario un domingo por la noche).

Imprescindible: Un seguro de responsabilidad civil para el caballo (se te escapa y corre hacía casa, mientras tomabas una cerveza en el bar y ya está la tragedia).

Un seguro por enfermedad o pérdida del caballo es algo que yo haría ahora, si tuviera un caballo joven. A los más mayores, muchas veces ya no los quieren asegurar.

Bien, ya tenemos a nuestro caballo tan querido y empezamos a publicar en Facebook e Instagram fotos, videos y comentarios de nuestro amor. (¡Fijaros que casi toda la gente que tiene caballo lo tienen como foto de perfil en Whatsapp o Facebook 😊)!

Y como el caballo solo costó unos (yo que se, 2.000/3.000/4.000???), y ya tiene 15 años, pues omito hacer cosas que serían mucho más importante que comprarle otro sudadero en color turquesa (a juego con los protectores y mi camiseta), como, por ejemplo:

  • Hacer la revisión de los dientes una vez al año (“¿y eso porque, si come bien?”)
  • Que vaya el quiropráctico echarle un vistazo (“¿y eso? ¡No le duele nada! O ¿acaso lo ves andar torcido?)
  • Revisar si la silla le sirve (¿para qué? Me va perfectamente. La tengo ya 20 años y montamos todos los días tan felices). Y aquí me gustaría redirigiros al artículo que salió en la EQUIsens Para leerlo, pinchar AQUI

Son solo unas pocas cosas que me vienen a la cabeza. Y como no puedo hablar de los primeros dos puntos, ya que no soy veterinaria, ni quiropráctico, me quedo con el último punto:

Ver si la silla le vale a tu caballo.

Como me dedico ya desde un cierto tiempo a ese tema, os puedo poner algunas razones que escucho de propietarios de caballos con las razones de porque “no es necesario comprobar la silla” (y que consta, que yo era la del punto 3 hasta que me enteré del tema).

  1. “El caballo no se queja”
  2. “No veo nada raro en el dorso”
  3. “La silla me va genial” y puedo montar muchas horas con ella
  4. “La silla es bastante nueva, solo tiene … años)
  5. “Fue hecha a medida (hace años) y era muy cara, así que ¡le tiene que servir!”
  6. “Tengo una silla con el puente de la cruz cambiable y con los bastes rellenables con unos insertos y por eso le vale”
  7. “Mi caballo es tan joven y va a cambiar tanto, que por ahora monto con la silla que tengo (hasta que esté más desarrollado)”
  8. “Ui, con la edad tan avanzada que tiene el caballo ya no le voy a comprar una silla nueva”
  9. “El caballo no es mío/lo tengo pupilado por lo que no me voy a gastar nada”
  10. “El valor de una silla nueva a medida superaría el valor del caballo. Me compré un caballo económico porque no tengo más dinero”
  11. “No voy a comprar la silla medida porque cuesta por lo menos 3.000 o 4.000€”

Bien, contestación de los puntos 1 a 5: ¡Leed el articulo mencionado anteriormente!

Punto 6: Eso está muy bien. Aunque os hayan medido el puente de la cruz en su día para averiguar qué puente llevar y os hayan puesto los insertos donde tocaba, hay que seguir mirándolo cada año, ya que el caballo cambia. Si y dónde poner el relleno, se puede ver de la mejor manera con el EQUIscan, ya que no tenemos mirada rayos X nadie.

Punto 7: ¡Ejem!! Justamente el caballo joven debe tener una silla que le valga, que no le empiece hacer daño al empezar, destrozarle ya el cartílago del hombro y dejarlo con la idea: “Autsch, allí viene esa cosa que me duele” en la cabeza para siempre. Cambiará, ¡claro! Por eso es imprescindible comprar una silla que se pueda cambiar las veces que haga falta.

Punto 8: Ahora que ha estado llevándote a ti (o a otros) durante todos esos años y te ha dado tanto placer (o a otros), ¿lo dejas “tirado” y con dolores hasta que se muera? (mmmhhh!!!)

Puntos 9:

Si el dueño/la dueña de tu caballo pupilado lo quiere, quizás podrías hablar con él/ella y compartir los gastos de un ajuste de la silla. Sino, podrías hacer una a medida tuya y al caballo y cuando cambies de caballo, la mandas para que te la adapten al caballo nuevo.

 10 y 11:

¡Vale, o.k.! No todo el mundo quiere o puede gastarse dinero para una silla a medida.

Y ahora saco el gato del saco: (bueno, ya sabéis a qué expresión me refiero):

Hasta ahora, eran los fabricantes extranjeros de alto prestigio, que ofrecían sillas a medida y a precios bastante elevados para mucha gente.

Siempre se dice que en España vamos “años luz” detrás de otros países, como por ejemplo Alemania, en lo que se refiere el tema de los conocimientos del equipo de los caballos.

Pues eso no es de todo cierto, en lo que sí van avanzados es en el interés o conocimiento sobre diferentes temas.

Pero ahora España ha hecho un salto adelantando a Alemania (España 2 – Alemania 1 😊).

No solo ya hay la figura de un “saddle fitter” (ajustador/a o medidor de dorsos de caballos y sillas), sino, tenemos a un fabricante en España, que hace sillas exactamente a medida del caballo y del jinete, sino lo hacen unos precios mucho más asequibles que nuestros “compañeros del norte” (por ejemplo, una de doma por unos 970€).

El fabricante ZALDI, que ya hace sillas a medida desde hace mucho tiempo en Salamanca, ahora además ha adquirido el sistema EQUIscan (https://www.equiscan.de/en/), con el cual puede reconstruir exactamente el dorso de tu caballo, gracias a los 98 ángulos de medición y fabricar la silla a raíz de esas medidas.

Las medidas se obtienen por la medición con el topógrafo EQUIscan y lo gestiona la empresa BIENESTARCABALLO (www.bienestarcaballo.com), que está en plena expansión y actualmente buscando colaboradores para poder ofrecer un servicio rápido en toda España. En la web podéis ver como es el proceso desde la medición hasta la fabricación de una silla a medida.

Click AQUI para ver cómo funciona.

Ahora sí, podemos ayudar a la gente con el bolsillo más ajustado

Y no solamente hablamos de comprar una silla nueva a medida, sino hay muchas más opciones para evitar daño a tu caballo:

  1. Reparar tu silla = rellenar los bastes allí donde haga falta y/o quitar relleno donde sobra (a partir de las medidas tomadas con el EQUIscan)
  2. Cambiar el ángulo del puente de la cruz de la silla, a la medida del dorso de tu caballo
  3. Cambiar completamente los bastes de la silla y poner unos nuevos, hechos a medida
  4. Encargar una silla a medida nueva (consulta la web de Zaldi). La medición y la fabricación a medida tiene un coste aparte.

Bien, estábamos todavía con el: “No tengo dinero”. ¡Ha! Tenemos todavía plan B y C para ti:

Plan B: ¿Los martes y los jueves no puedes montar? ¡Busca a alguien que quiera montar esos días (y créeme: ¡Hay gente buscando caballos para compartir/subalquilar! (Yo misma estuve buscando durante un año y conozco muchas hípicas)

Plan C: Crea tu “wishlist” (lista de deseos) en bienestarcaballo.com: Tu elijes lo que quieres, por ejemplo, una silla nueva. Bienestarcaballo te crea un link, que puedes enviar a todos tus amigos y a la familia, para que cada uno vaya colaborando con el importe que desea, por ejemplo, para tu cumple (o si no llega, cumple y Reyes juntos). Tú pones la fecha cuando quieres canjear tu wishlist. Bienestarcaballo te dice (y justifica) el importe recaudado y tú compras lo que querías (puede que tengas más dinero recaudado, o puede que tengas que pagar algo encima). Pero “lo gordo” ya lo tendrás. Para una silla a medida, recogiendo durante un año… ¿No crees que lo puedes conseguir?

Como puedes ver, hay soluciones para tu caballo. En mi opinión, esos son una seria de cosas imprescindibles y gastos mínimos, que se debería tener en mente cuando uno decide comprarse un caballo. Y hay que tener un pequeño colchón siempre, porsi… (¡que no te lo deseo!). No solo se puede calcular con los gastos habituales del pupilaje y herrador. (Igual que con un coche, neumáticos nuevos, averías, revisiones, etc.). No hay nada peor que tener un coche en el taller y no saber cómo pagar la factura (y que no te quede dinero para el autobús). Arrg. Ahora sueno muy gafe…

Lo que gastas ahora, lo ahorras luego en facturas de fisios, quiroprácticos o, en el peor de los casos en pupilaje para un caballo que ya no puedes montar: Un coche lo puedes tirar al desguace, pero el caballo lo mantendrás – quizás cojo para siempre- por mucho tiempo. Y te quedas pagando por un caballo y sin poder tener a otro más. (y todo lo que te digo no es para asustarte, sino porque me pasó a mi).

Para mi (como para mis amigos quiroprácticos y fisioterapeutas equinos), lo peor de lo peor es escuchar de gente que tiene el dinero para una gestión de arreglar la silla Y que ya saben que su silla no sirve a su caballo y que le están haciendo daño cada vez que lo montan te digan: “No lo siento, ahora no me viene bien”.

No importa la edad o lo que costó tu caballo. Si tú lo amas: ¡Piensa en su bienestar!

Yo también tuve que aprender todo esto y desearía que alguien me hubiera contado todo eso y haberme ofrecido esas opciones hace años, antes que cargarme mi caballo con la silla mal ajustada. Aún me duele en el alma.

¡Ánimo! ¡Vende esa guitarra y la bici que no usas y gasta el dinero en tu caballo!

Os saluda

Susanne Nagel

Creadora y propietaria de la empresa BIENESTARCABALLO (www.bienestarcaballo.com)

Sé que me quieres

¡Sé que me quieres!

(Unas reflexiones de un caballo a su dueña)

Tienes una foto mía en tu perfil de WhatsApp, en Facebook, muchas, muchas fotos mías en tu teléfono, piensas en mí muchas veces cada día y cuentas las horas hasta que podamos volver a pasar tiempo juntos. Me sacas de la cuadra, vamos a comer hierba, me cepillas y me pones guapo. Hacemos buena pareja y siempre me compras cosas estupendas: protectores o vendas para mi protección o sudaderos preciosos para mi imagen “guay”. En tus cumpleaños o para Navidades casi siempre pides algo para mí y para nuestro tiempo juntos. ¡Me quieres!

Pero ahora no puedo más y te tengo que decir una cosa: cada vez que me montas me hace daño algo de “esa cosa” que me colocas en el dorso para que tu peso se distribuya mejor y que no tenga dos rondeles de la medida de tus isquiones en mi dorso, en cada cual se apoya la mitad de tu peso.

No tengo ni idea de qué marca es esa cosa, si es nueva o vieja, si ha costado mucho dinero o no. Solo sé que cada vez me cuesta más andar y moverme bien, ya que cada vez duele más. Me imagino que es como si tu llevaras zapatos demasiado pequeños. ¡Vale! He salido un poco más ancho que otros caballos, pero no es mi culpa. Y cuanto más ejercicios avanzados de doma hagamos, más me duele. Entonces empiezo a andar con “pasitos pequeños” y tú, a pesar de quererme tanto, el otro día me echaste la bronca y me pinchaste con esas horribles espuelas. Entonces hice lo que me pediste, pero me dolía mucho. Tanto la cosa, las espuelas, como tu bronca.

Yo había pensado que íbamos a pasar muchos años más juntos. Pero a este paso posiblemente pronto ya no será posible que salgamos juntos en nuestras aventuras. ¿Y qué pasará entonces conmigo? ¿Y qué pasará con nosotros?

¿No hubo el otro día una mujer en la hípica que estaba midiendo y dibujando con tiza en mis compañeros de la cuadra? El potro que tengo justo al lado ahora tiene una “cosa” nueva, fabricada a medida de su dorso (más le vale, con la poca cosa que es necesita algo especialmente estrecho para él). Y al otro compañero, que ya tiene 24 años, le han ajustado la cosa y ahora está la mar de feliz.

¿No podrías preguntar a esa mujer si podría mirar esa cosa y mi dorso? Ella llevaba un aparato de color azul que se parecía a un pulpo de plástico. EQUIscan o algo así se lleamaba. Quizás puede cambiar la cosa mía y ajustarla para que me valga. O, si no, quizás comprando menos accesorios chulos para mi aspecto exterior guay podrías conseguir una cosa nueva, quizás no tenga que costar mucho dinero. Es que el otro día escuché algo de un paseo de un día entero y ya me están entrando náuseas.

¡Prefiero estar sano que guapo! Yo también te quiero a ti y me gustaría quedarme mucho más tiempo contigo.

Quizás esa gente te puede ayudar. Creo que tienen una página web de esas (y me consta que la mujer medidora dijo que a ella misma le pasó con dos de sus caballos: los “rompió” inconscientemente con una cosa mal ajustada para sus caballos. ¡No esperes por favor! ¡Estoy temblando!

www.bienestarcaballo.com

Mario Soriano, Quiropráctica y Osteopatía Veterinaria

▶️ A menudo me encuentro reflexiones como “es que tiene la cruz muy pronunciada”, y si bien es cierto que hay conformaciones 🐴 y perfiles raciales tendentes a ello, en la mayoría de las ocasiones esto no es así.

⚠️ Son muchos los caballos 🐎 que se montan con sillas deficientemente ajustadas…el resultado, entre otros, es la compresión del músculo trapecio del caballo 🐎, que una vez atrofiado deja “asomar” una cruz más pronunciada.

ℹ️ En estos casos, no te quedes con la etiqueta 🏷 que alguien pone a tu caballo 🐎 “tiene la cruz pronunciada” e investiga 🔎 si hay dolor, compresión o mal ajuste de la silla…

💡fíjate en la imagen termográfica 📸 del caso que te presento: una gran compresión (áreas rojas/blancas…la imagen está tomada desde la grupa del caballo 🐎 mirando hacia la cruz) de la silla en la zona cruz/trapecios que estaba motivada por una talla de puente insuficiente (me cabían casi 5 dedos 🖐🏻).

ℹ️ ¿Era una cruz pronunciada? ¡Pues en este caso NO‼️, era un trapecio atrofiado por un mal ajuste de la silla.

✅ Conocer los ajustes del equipo debe de ser una obligación para el jinete 🏇🏻, si no sabes o tienes dudas ❓ pregunta a un especialista 🙋🏻‍♂️ o pásate por el curso de ajustes de sillas de la app iHorse 📲

ℹ️ y aparte de dolor e incomodidad…¿cómo se alterará la biomecánica de este caballo 🐎? 🔜 en otro post hablamos de ello…dime si te interesa el tema en comentarios 👇🏻✍🏻‼️

#drmariosorianovet #drmariosoriano #Quiropráctica #equitación #caballos #osteopatía #veterinario #entrenamientoequino #trapecio #silla #montura #saddlefitting Ver menos

— me siento positivo(a).

Autor

Mario Soriano, Quiropráctica y Osteopatía Veterinaria

«Iris y Baya»

¡Me quito el sombrero ante Iris!

Cada vez son más las personas conscientes de la importancia de que la silla esté ajustada a la medida del caballo. Es cierto que esta debe adaptarse a nosotros, no obstante, es un disparate pensar que una misma silla pueda ser utilizada en múltiples caballos, o que se pueda utilizar la misma montura sin haber sido adaptada a lo largo de los años, ¿pues acaso nosotros utilizamos los mismos zapatos desde que tenemos 5 años hasta tener 30? Esta concepción que tenemos sobre las monturas es errónea y muy dañina, pues es como si un dentista utilizase el mismo molde de aparatos para todos los pacientes y sólo tuviese en cuenta el tamaño de la boca.

Hace menos de un año recibí una solicitud de parte de una chica de Barcelona, Iris, para una medición del dorso de su caballo con el EQUIscan.

El hecho de que el padre estuviera ahí presente durante la medición no es extraño, pues muchas veces se interesan por el funcionamiento del sistema EQUIscan. Además, es muy frecuente que sea el padre que me contacte y que elija la silla, pero este no fue el caso de Iris. 

Ella me contactó, y al llegar a la hípica, me encontré con una chica de 16 años, aún con el uniforme escolar. Me presentó a su padre y su yegua Baya, de 4 años. Siguiendo con el procedimiento, tomé las medidas de la yegua y también de Iris.

Al finalizar esperaba que el padre sacara la cartera para pagar la medición, pero en su lugar, fue ella quien sacó el dinero y me pagó.

 -Qué bien, un montón de dinero en billetes pequeños y en monedas. Me encanta, normalmente me dan billetes grandes y lo que más se usa son los pequeños- digo yo. Los billetes estaban todos algo arrugados. -No-, dice el padre de Iris -Este dinero es de ella, lo ha estado ahorrando y hoy lo ha sacado de su hucha. Y la silla también te la va a pagar ella sola-. ¡Uff! Me quedé un poco de piedra.

Iris eligió una silla para su yegua, que se ajustara bien a la yegua y a ella, y poco a poco consiguió el importe total para poder pagar la silla y ahora Iris y Baya tienen una silla a medida para los dos.

Me quito el sombrero ante Iris, y ante el hecho de que haya investigado e interesado por el bienestar de su yegua y que haya hecho este gran esfuerzo de comprar una silla a medida con todos sus ahorros. Ha dado un buen ejemplo a otros propietarios de caballos. ¡Gracias Iris!

La nueva colección de sillas ZALDI «MOT, LASARTE y DRIM ATLANTA»

Ya está a la venta esta nueva colección de sillas de montar ZALDI, a través de BIENESTARCABALLO.com

¡Una línea de un diseño moderno y exclusivo, muchas opciones para configuarla a tu gusto y con una relación calidad/precio inmejorable!

Por ejemplo la ZALDI DOMA DRIM ATLANTA:

BIENESTARCABALLO.com te conseguirá estas sillas (igualmente que las demás sillas fabricadas por ZALDI), a medida exacta de vuestro caballo y a la vuestra. Un saddle fitter/EQUIscan partner nuestro se desplazará a tomar las medidas del dorso de tu caballo con el sistema EQUIscan, pasamos los detalles a ZALDI y ellos fabrican la silla exactamente a esa medida (y a la tuya, ¡claro!) Aquí tenéis el video que explica como funciona..com https://www.youtube.com/watch?v=oUsQNwcYdec

Siempre recomendamos el ajuste de la silla por un «saddle fitter» profesional. El sistema EQUIscan es la mejor manera para averiguar exactamente el ajuste de tu silla. Además, todas las sillas pueden ser cambiadas en el ancho/ángulo del puente de la cruz y en la forma/relleno de los bastes, cuando tu caballo cambia (o si tu cambias el caballo).

Para concertar una cita de medición y/o para más información sobre sillas a medida, contactad con nosotros a través de la web. https://bienestarcaballo.com/ Tel. 689 126920 bienestarcaballo@gmail.com

AQUI TENÉIS LAS ESPECIFICACIONES DE ZALDI SOBRE SU NUEVA LINEA:


Pensando sillas de montar, en Zaldi entendemos la silla de montar como el elemento de unión entre caballo y jinete. 

Siguiendo la línea de nuestro eslogan, Tradición y Tecnología T+T, hemos incorporado a esta innovadora y atractiva colección los últimos desarrollos tecnológicos junto a los más avanzados estudios veterinarios y médicos. Aplicando, además, las directrices de grandes saddlefitters de gran prestigio internacional. Todo ello, unido a los 50 años de experiencia como guarnicioneros y a disponer de fábrica propia, nos permite lanzar esta nueva línea de sillas de montar completamente configurables a medida ¡Somos fabricantes!

Innovadora silla de doma Zaldi completamente configurable a medida de caballo y jinete. Elige tipo de armadura, talla (jinete y caballo), estriberas, asiento, profundidad del asiento, cuero del faldón, ancho del canal, tipo de baste (largo-corto-multiposición rellenable), opciones de baste (estándar-anatómico-extra ancho), sistema de fijación de la rodillera (TMSytem-velcro-cosida), tipos de rodillera, configuración de los latiguillos largos de doma (en V – paralelo – multiposición), color e incluso opción de ancho especial mujer. Ver costes añadidos según configuración. 

La silla de doma DRIM ATLANTA de la imagen está fabricada sobre una armadura CHANGE (puentes intercambiables) de doma profunda en material de alta tecnología (polipropileno EPDM) con garantía de 10 años. Anatómica TWO DENSITY de doble densidad (jinete +caballo), permite combinar características de rigidez, deformación y absorción de energía en varias superficies. La densidad Modo Caballo es utilizada en la zona inferior de la armadura que está en contacto con el dorso del caballo. Reparte la presión del peso del jinete de forma homogénea por toda la musculatura dorsal del caballo. En la parte superior está la densidad Modo Jinete (de 0,5 cm de grosor) muy elástica, absorbe el impacto del jinete y evita que afecte al caballo. La zona del contacto con el jinete se ha diseñado de forma ergonómica elevando las zonas laterales, que permiten liberar de presión la zona uretral del jinete, evitando problemas de salud posteriores, disminuye la presión permitiendo el correcto riego sanguíneo de la zona. 

Porta la opción de estribera de seguridad con 5 posiciones. Se configuró con un asiento extraconfortable con vivo e hilo blanco y adorno trasero también en cuero blanco. 

Realizada en cuero boxcalf, con baste corto sistema inteligente, diseño conformado por una capa de 1cm de goma látex inteligente que actúa como salvacruces, interior con relleno de lana antihumedad para evitar el apelmazamiento. Tiene aplicada la opción de baste anatómico y primer latiguillo elástico. 

Su faldón largo ergonómico de doma con la opción de rodillera alta tipo Londres fija cosida por fuera del faldón. 

Los latiguillos son largos de doma, habiéndose configurado con la opción multiposición y de fácil recambio gracias a ello. 

Esta silla de la imagen en concreto, está configurada en este caso especial para mujer, ya que se ha fabricado con un ancho de +1cm entre vivos adaptado específicamente para no dañar la zona pélvica de la mujer. 

Disponible este modelo también en ancho estándar para hombre. 

Tipo de rodillera a elegir 

Medidas: 17″ – 17,5″ – 18″ 
Colores disponibles: Negro, Habana, Marrón, Tostado. 

De serie tiene las características parecidas a los modelos ZALDI Drim / Kira Klass (Ref: 00166 / 00163). 

MEDIDAS: 
* Jinete 17″ (largo de 43 cm desde el borrén trasero de la silla al clavo Zaldi). 
* Cruz del caballo: de 28 cm a 34 cm. 
* Peso: 7.800 Kg. 
* Largo del faldón desde la estribera: 40 cm. 
* Largo del baste por debajo: 48 cm. 
* Área de apoyo del baste sobre el lomo del caballo: 43 cm. 
* Taco-Muslera: 20 cm x 8.5 cm x 9 cm.

Sudaderos de fieltro a medida

BIENESTARCABALLO® recomienda (y vende):

¡El fieltro no pasa de moda!

SUDADEROS DE FIELTRO, a medida de tu silla ZALDI, fabricadas por ZALDI. Lo mejor que puedes poner entre tu caballo y su silla.

 Muchos profesionales del mundo hípico no quieren usar otra cosa.

Es termo-moldeable, así que se adaptará perfectamente al dorso del caballo, con el calor y la presión.

Uno de los motivos por los que el fieltro se convirtió en uno de los textiles preferidos de nuestros antepasados fue que no importaba lo gruesos que fueran sus pedazos: el fieltro era siempre un material ligero que podía manipularse con facilidad. Por este motivo, no sólo lo usaban en la ropa, sino también en la elaboración de ornamentos e incluso en la construcción de viviendas. Y es que el fieltro, además de ligero, es aislante: protege del frío, resiste al viento, ralentiza el avance del fuego y soporta con dignidad un chaparrón.

Aquí tenéis instrucciones del cuidado y lavado del fieltro http://www.materialparamanualidades.es/blog/cuidados-del-fieltro-como-lavarlo/

Los sudaderos de Zaldi se fabrican con un grosor de 1cm y en los colores beige o gris.

Los bordes pueden ser de piel color negra, marrón, havana, tostado o London

Aquí tenéis el link correspondiente de los modelos ZALDI. http://tienda.zaldi.com/es/module/jmsadvsearch/search?search_query=fieltro&cat_id=&controller=search&fc=module&module=jmsadvsearch

Pedidos a través de